“Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron, y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: ¨De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza´?”

Mt 21:15-16

-Cuando los niños alaban a Dios, los enemigos tienen que callar.

COMPARTIR