Saltear al contenido principal

La Diócesis Del Norte

“La evangelización en el contexto indígena – un acercamiento ecuménico”

Dificultades

En ningún momento queremos sugerir que esta historia de la evangelización en el contexto indígena ha sido del todo positiva. Faltaría establecer, si fuere posible, unas pautas objetivas para medir esto. Hay claras muestras de que recibió un apoyo masivo de parte de grandes sectores de las comunidades en cuestión.  Pero es evidente también que hubo siempre oposición, no solo de aquellos que objetaban la filosofía de la misión, sino de aquellos que cuestionaban la motivación de los misioneros.  No faltaban sospechas basadas en las hostilidades entre Gran Bretaña y Argentina a partir de los años 80, aunque muchas veces estas eran excusas para tapar los intereses creados que la misión denunciaba.

La incomodidad de ser ingleses (o de ser acusados de ser ingleses, por mucho que la iglesia anglicana durante años ha sido una iglesia nacional con un liderazgo argentino), siempre ha ido acompañada de la incomodidad de ser tratado como “dueños” por los mismos pastores indígenas. Esto se debe al concepto, muy importante para la cosmovisión indígena, de la responsabilidad del que trae beneficios de seguir proveyendo la paz asociada con ellos.  Una de las metas de la obra misionera siempre ha sido establecer una iglesia local con líderes nacidos en el lugar. Pero la realidad es que también la misión es siempre transcultural.  Me sorprendió (gratamente) descubrir que el actual obispo católico de Formosa es un misionero español, ¡que empezó su apostolado en Argentina el mismo año que yo!

Nuestro entendimiento de “misión” ya ha sido más influenciado por su interactuación con las culturas que se van evangelizando (entre ellas la indígena) y las confesiones cristianas que son nuestros compañeros en esta tarea.

Obispo Nicolás Drayson

Salta – 2015

Dificultades

En ningún momento queremos sugerir que esta historia de la evangelización en el contexto indígena ha sido del todo positiva. Faltaría establecer, si fuere posible, unas pautas objetivas para medir esto. Hay claras muestras de que recibió un apoyo masivo de parte de grandes sectores de las comunidades en cuestión.  Pero es evidente también que hubo siempre oposición, no solo de aquellos que objetaban la filosofía de la misión, sino de aquellos que cuestionaban la motivación de los misioneros.  No faltaban sospechas basadas en las hostilidades entre Gran Bretaña y Argentina a partir de los años 80, aunque muchas veces estas eran excusas para tapar los intereses creados que la misión denunciaba.

La incomodidad de ser ingleses (o de ser acusados de ser ingleses, por mucho que la iglesia anglicana durante años ha sido una iglesia nacional con un liderazgo argentino), siempre ha ido acompañada de la incomodidad de ser tratado como “dueños” por los mismos pastores indígenas. Esto se debe al concepto, muy importante para la cosmovisión indígena, de la responsabilidad del que trae beneficios de seguir proveyendo la paz asociada con ellos.  Una de las metas de la obra misionera siempre ha sido establecer una iglesia local con líderes nacidos en el lugar. Pero la realidad es que también la misión es siempre transcultural.  Me sorprendió (gratamente) descubrir que el actual obispo católico de Formosa es un misionero español, ¡que empezó su apostolado en Argentina el mismo año que yo!

Nuestro entendimiento de “misión” ya ha sido más influenciado por su interactuación con las culturas que se van evangelizando (entre ellas la indígena) y las confesiones cristianas que son nuestros compañeros en esta tarea.

Obispo Nicolás Drayson

Salta – 2015

Volver arriba